martes, 28 de diciembre de 2010

absurdos

Hoy hubiera preferido no encontrarme

a mi misma

en la llama azul,

la única

que he visto en el fuego

de la chimenea en la que te esperaba,



Hoy hubiera preferido verte a ti

sentado en cualquier sillón viejo

con olor a carcoma y libro usado.



Hubiera esnifado el polvo de uno de ellos

con tal de que una de las motas fuera tuya



Habrías llegado sereno, tranquilo

y me habrías preparado un te

que yo me tomaría mirandote a los ojos...



Con leche y de color de la canela



Pero hoy me he encontrado a mi misma

frente al fuego, y he recordado

que me dijiste que ya no volverías

y entónces me he puesto a llorar,

porque la leche se ha enfríado

han cerrado la librería de segunda mano

de la esquina .



y además, ya no te quiero....

lunes, 20 de diciembre de 2010

EL REY LEAR

La nobleza es algo
que se oculta con palabras
vacias
sin sentido
llenas
de actos

Es un destierro
del afecto
que no está escrito
en leyes.

La lealtad es un suicidio
avisado
que firmas cuando distingues que la tienes
pero no a quien se la entregas.

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Cena del miércoles

¿Has visto alguna vez

el aceite,

en una sartén caliente,

recién echado?

Pues eso me está pasando

a mi contigo,

que empezamos las noches abrazados

y terminamos los días,

así,

separando nuestros corazones

por miedo a que se coman el uno al otro.

martes, 7 de diciembre de 2010

cuando sepa que voy a morir no os lo diré

‎" Dejad de quererme,

necesito esa tristeza para saber

cómo os sentíriais

si fuese yo la que lo hiciera". 

domingo, 5 de diciembre de 2010

Miénteme

¿Por qué no me dices

que me quieres,

en lugar de escribirlo

en el papel que acabo de ver

tirado en el suelo

como me he quedado yo

después de hacerte el amor

como si no te amara?

Palimpsestos

es extraño esto que dices
que te dan miedo los poetas
porque a mi también me pasa.

Están por todas partes y
si les miras a los ojos
te hipnotizan
y ya no vuelves a llorar
de la misma manera

Estamos en Diciembre
y ya he mirado a dos
y desde ayer quiero llorar
por ti
y ahora no puedo

me he convertido en un rara avis
del pasado
mirando de frente hacia el futuro
porque el presente
sin ti
me duele demasiado

El sonido que entra
a través de los cristales
me hacer mirar a la plaza de la esquina
y estás alli cogiendo un postit
pegado en nuestro banco


Hoy no mañana si,
lees escrito a tinta china
entonces te miro distraído
y lloro por ultima vez
antes de reconocerte poeta

jueves, 2 de diciembre de 2010

Fragmentos de un discurso amoroso

lo peor del amor cuando termina

es que es tuyo y no volverá

pero si otro

que limpiará las lágrimas

con otro pañuelo lleno de mocos

(que no son tuyos

que son iguales a los mios)

que raspará como el primero

pero menos.

Dias malos como hoy

te quiero, ahora.

te quiero, ya

sin más.

que ya es bastante.

lunes, 22 de noviembre de 2010

El placer

El placer de quemarse con el fuego

radica en que no has sido tu

quien lo ha encendido

sino quien lo apagará

con su llanto que ya apenas

contiene lágrimas.

El teatro de la crueldad

La crueldad es más cruel

si está dentro de nosotros

que si se recibe del que tenemos al lado.

Es una creación efímera.


"Las facturas que firma me mente

las paga mi cuerpo",

y yo ya tengo el alma empeñada

a cambio de un cuarto de ignorancia.


La ignorancia alerta y consciente

es el cimiento de mi verdad

que no tiene por qué ser solo mía.

miércoles, 17 de noviembre de 2010

Picnic.

Entrad todos al campo de batalla
comámonos el sandwich
y matemos a la vez

cuando terminemos
limpiemos nuestros dientes
y disparemos de nuevo

ahora hablemos de cuantos corazones
has abierto en esta guerra
yo no te puedo pedir más que reces
por el ojo que no ve
por la mano que no toca
por la luz que no quema
por la palabra que ya no dice nada
por la única verdad
que es el final de la mentira

Bajtín

La Estilística de mi vida

me impide deconstruirte

como el Canon me indica.

lunes, 15 de noviembre de 2010

La gata sobre el tejado de Zinc

La luz ilumina tu boca
y me escupe.
Me basta con saberte
buscarte
es perderme la vida
y vivir
es morir por algo que no existe

Abre la puta puerta
sal
respira
hiere.

Fuma un último cigarro y huye
con el humo
por cualquier esquina

y huye
por cualquiera de los poros de mi piel
que aún no están abiertos.

domingo, 14 de noviembre de 2010

"...y ese beso igual
que un largo tunel".

Jaime Gil de Biedma



Rechina dentro de mi
el sonido de tu voz
pidiendo que siga
jugando con mi dedo

(tapando la herida).

Es viernes por la noche
y tarde para decirte que lo siento
debería haber puesto
una sábana debajo
y recoger el semen de luz
que no quisiste.

Y yo muero por ti
y tu conmigo
dejando esparcida por el suelo
la memoria
que distingue el rayo de sol
que ahora me ciega.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Metalenguaje

Qué difíciles

son de entender tus palabras

cuando no te escucho

nada más

que después de hacerte el amor

solo con gestos.

¿qué haces aquí?

Dame un beso,
solo uno
y te salvo.

El exceso de tu voz
en mis oidos me despierta
borracha hoy
que la luz de la luna
no ilumina suficiente
que tu olor en mi olor
ya no es olor
sino desdicha

STENDHAL por GoDoT

"...Suave como el peligro atravesaste un día
con tu mano imposible la frágil medianoche..."
leopoldo panero.


a Godot

Me duele la locura que es
que tu y yo
nos hayamos encontrado
en esta casa de locos
donde a casi nadie le importa
lo que te importa a ti,
lo que a mi tambien me importa.
Necesitas la belleza en tu vida
y yo no quiero reconocer que te quiero
a ti
en ella, aunque no te necesite.
No puedo digerir todo lo que me das
sin un manual de instrucciones al uso
sin que tu mano haga que mi cuerpo
se active
y te lo pague con el beso de amor
que Amor aún no haya inventado.
Yo no he cambiado las sábanas de la cama
y está fría ya
y huele a ti
que no has llegado todavía.
Locura es no saber si
fue el domingo
o será el martes
si ya ha llegado el jueves
porque he estado tanto tiempo contigo
en la otra vida
que ahora nuestro tiempo se mide por palabras
no por dias.

Las palabras tambien pueden sanar
y mientras las tuyas me enseñan a mirar la vida
"sola junto a mi, junto a mi pecho",
"juntos los dos sobre la nieve sola".


elviramos. 12 de noviembre de 2010.

Alejandro Martínez - Loca DE JAIME GIL DE BIEDMA

PANDÉMICA Y CELESTE Jaime Gil de Biedma

Jaime Gil de Biedma


Imagínate ahora que tú y yo

muy tarde ya en la noche

hablemos de hombre a hombre, finalmente.

Imagínatelo,

en una de esas noches memorables

de rara comunión, con la botella

medio vacía, los ceniceros sucios,

y después de agotado el tema de la vida.

Que te voy a enseñar un corazón,

un corazón infiel,

Desnudo de cintura para abajo,

Hipócrita lector - mon semblable - mon frère!



Porque no es la impaciencia del buscador de orgasmo

quien me tira del cuerpo hacia otros cuerpos

a ser posible jóvenes:

Yo persigo también el dulce amor,

el tierno amor para dormir al lado

y que alegre mi cama al despertarse,

cercano como un pájaro.

¡Si yo no puedo desnudarme nunca,

si jamás he podido entrar en unos brazos

sin sentir -aunque sea nada más que un momento-

igual deslumbramiento que a los veinte años!.



Para saber de amor, para aprenderle,

haber estado solo es necesario.

Y es necesario en cuatrocientas noches

- con cuatrocientos cuerpos diferentes -

haber hecho el amor. Que sus misterios,

como dijo el poeta, son del alma,

pero un cuerpo es el libro en que se leen.



Y por eso me alegro de haberme revolcado

sobre la arena gruesa, los dos medio vestidos,

Mientras buscaba ese tendón del hombro.

Me conmueve el recuerdo de tantas ocasiones...

Aquella carretera de montaña

y los bien empleados abrazos furtivos

y el instante indefenso, de pie, tras el frenazo,

pegados a la tapia, cegados por las luces.

O aquel atardecer cerca del río

desnudos y riéndonos, de hiedra coronados.

O aquel portal en Roma en vía del Babuino.

y recuerdos de caras y ciudades

apenas conocidas, de cuerpos entrevistos,

de escaleras sin luz, de camarotes,

de bares, de pasajes desiertos, de prostíbulos,

y de infinitas casas de baños,

de fosos de un castillo.

Recuerdos de vosotras, sobre todo,

o noches en hoteles de una noche,

definitivas noches en pensiones sórdidas,

en cuartos recién fríos,

noches que devolvéis a vuestros huéspedes

un olvidado sabor a sí mismos!

La historia en cuerpo y alma, como una

imagen rota,

de la langueur goutée a ce mal d'être deux.

Sin despreciar

- alegres como fiesta entre semana -

las experiencias de promiscuidad.



Aunque sepa que nada me valdrían

trabajos de amor disperso

si no existiese el verdadero amor.

Mi amor,

Íntegra imagen de mi vida,

sol de las noches mismas que le robo,

su juventud, la mía,

- música de mi fondo -

sonríe aún en la imprecisa gracia

de cada cuerpo joven,

en cada encuentro anónimo,

iluminándolo. Dándole un alma.

Y no hay muslos hermosos

que no me hagan pensar en sus hermosos muslos

cuando nos conocimos, antes de ir a la cama.



Ni pasión de una noche de dormida

que pueda compararla

con la pasión que da el conocimiento,

los años de experiencia

de nuestro amor.

Porque en amor también

es importante el tiempo,

y dulce, de algún modo,

verificar con mano melancólica

su perceptible paso por un cuerpo

- mientras que basta un gesto familiar

en los labios,

o la ligera palpitación de un miembro,

para hacerme sentir la maravilla

de aquella gracia antigua, fugaz como un reflejo.



Sobre su piel borrosa,

Cuando pasen más años y al final estemos,

quiero aplastar los labios invocando

la imagen de su cuerpo

y de todos los cuerpos que una vez amé

aunque fuese un instante, deshechos por el tiempo.



Para pedir la fuerza de poder vivir

sin belleza, sin fuerza y sin deseo,

mientras seguimos juntos

hasta morir en paz. Los dos,

como dicen que mueren los que han amado mucho.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Reseña de "Libropesía y otras adicciones".


VV.AA.
Libropesía y otras adicciones
Prólogo de Alberto Manguel
Colección Singular
Idioma original: Castellano
Publicación: Noviembre 2009
Rústica 21 x 14 cm
ISBN: 978-84-937559-1-1
160 páginas
15 euros



“…bien se puede llamar libropesía/
sed insaciable de pulmón librero”.
Francisco de Quevedo.

Sufro de “Libropesía y otras adicciones”, y la culpa la tienen Libros del silencio y algunos amigos:
Luciano, Niccoló, Francisco, Gustave, Kurd, Leopoldo y Virgina.
Porque ya no son Virginia Woolf, Francisco de Quevedo ni Gustave Flaubert. Ahora son los causantes de que haya estado una noche sin dormir porque he enfermado, más todavía, de libros.
A veces tengo la sensación de que me volveré loca como El Quijote.
Un libro completo como hacía tiempo que no lo encontraba. Crítico, como echaba de menos en las publicaciones actuales, y adictivo, tanto que bien agudiza la enfermedad que sufras bien la provoca.
Te abre los ojos a la posibilidad no muy remota de que seas “Un ignorante que compra muchos libros”, que los hay. Y además presumen de lo que tienen, que por regla general es inversamente proporcional a lo que han leído. Más tienes menos lees. Más claro que el agua, más claro que el hecho de que ser librero es todo un arte.
Debería estar incluido en el canon de las Bellas Artes: la pintura, la escultura,…, el arte de ser librero.
Si no lo creen así, lean, por favor, el relato de “La fuente del Potrillo”, de Niccoló Franco, y después me cuentan. ¡Leed, leed, malditos!
La libropesía es mal antiguo, y mencionado. Recibe mención que le cataloga como enfermedad de gente de letras o enfermedad de escritor.
Como las enfermedades de los pulmones que a tantos escritores talentosos visitaron y gracias a ellas se escribieron grandes, que no siempre talentosas obras. Me quedo con “La montaña mágica” de Thomas Mann, que escribió tras su estancia en un sanatorio de Suiza. Y no digo más al respecto de lo anteriormente mencionado.
Los libros no solo te pueden volver loco o “matarte” de tanto usarlos. También te pueden inducir a matar, y eso ya es más grave. O no, depende de si lo que vas a salvar es un manuscrito del siglo XVI en el que puedes leer el secreto de la humanidad que nadie sabe que existe pero es mejor que sigan así, y por eso estás llamado a conservarlo y mantenerlo en secreto. Si la salvación del mundo depende de que tu mantengas ese documento a salvo, si hace falta matar al alguien, se hace sin rechistar. Como se lee este libro, sin apenas respirar porque no lo necesitas, porque él mismo ya te da el aire que anhelas.
Y cuando ves que te falta un poquito, te puedes acercar a la estantería y coger uno de esos libros viejos que huelen a viejos, ya me entiendes, y olerlo como si fuera el perfume del amor de tu vida….
Y tocarlo, acariciarlo, hojearlo , y tus pulsaciones se ralentizan, te tranquilizarás y te bajará la fiebre que te había subido unas décimas, al leer el relato que le inspiró a Borges para su “Biblioteca de Babel”, “La biblioteca universal”,de Kurd LaBwitz.

Al recuperar la vida, seguirás leyendo, por prescripción médica y te marcharás a una de las “Bibliotecas vivas”, que tanto abundan en la ciudad literaria en la que vives.
Sentado en un sillón rojo, frente a un espejo que está a punto de mostrarte que has vendido tu alma al diablo de los libros, Oscar Wilde, te chivará que acaban de traer un libro nuevo, que contiene un relato inédito de Virginia Woolf, que será allí donde encontrarás la libertad que estás buscando, y lo buscas… “¿Cómo hay que leer un libro?, te pregunta un niño pequeño que se ha quedado embelesado mirándote. Tu no te habrás dado cuenta, pero de un tiempo a esta parte tu rostro se asemeja a “Il Bibliotecario”,de Giuseppe Archimboldo.
Decidirás contarle tu secreto, sin revelarle la parte en la que le tienes que decir que se aprende a leer, pero no a no leer. Que es una enfermedad de antaño, que se mantiene en el tiempo porque aún no han encontrado la vacuna para acabar con ella, que es libre de enfermar ahora o pretenderlo para siempre, que bien se puede llamar “libropesía esta sed insaciable de pulmón librero”…

martes, 2 de noviembre de 2010


FRANCOISE SAGAN.

DESDE EL RECUERDO.
Ediciones El cobre.

Mejor que decir lo que no vas a encontrar en esta novela te digo lo que sí encuentras.
Leíste hace muchos años “ Buenos días tristeza” y seguro que te impactó, lo más seguro es que la sinceridad de la autora sobre todo en la descripción de sus emociones y experiencias sexuales, por inesperadas, te engancharan al libro casi hasta el final.
Aquí no tendrás descripciones sexuales, ni demasiados momentos íntimos, tendrás desgarradoras descripciones de los peores momentos de la autora, de sus íntimos amigos, de sus noches de excesos y de búsqueda de algún límite más que traspasar, de su naturaleza inclinada no sabemos por qué hacia el alcohol, la literatura y las drogas.
Pero por encima de la autora, de tus filias y tus fobias hacia ella están esos momentos de soledad que todos tenemos, esos cubatas en casa cuando peor nos va todo o creemos que nos va.
Porque lo que nos enseña Francoise Sagán en este libro de memorias es que todos somos destructivos, pero también nos muestra que en el fondo somos lo suficientemente fuertes como para poder elegir con qué ginebra nos emborrachamos, a que amigo llamamos y qué libro vamos a leer.
Es en lo que resumió su vida esta escritora que a veces dudaba de sí misma, de su capacidad de ser ella misma.
A veces esta es la decisión más difícil.

lunes, 1 de noviembre de 2010

reseña de Kriptonita en el Bolso


Título: Kriptonita en el bolso

Autor: Iván Cotroneo

Traducción: Raquel Marqués

Editorial: Libros del Silencio

Págs: 216

Precio: 16 €



No puede no gustarte “Kriptonita en el bolso”.
Es genial. Ríes y lloras y vuelves a reír
y vuelves a llorar.

Es la literatura italiana que tanto echábamos de menos. Un baile de personajes fabulosos que nos contarán, simplemente, cómo son sus vidas, y eso nos bastará para pasar un rato agradable y echar de menos el libro cuando lo hayamos acabado.

Notaremos algo de nostalgia por los tiempos pasados y satisfacción por aquellos que “olemos”, por aquellos que sabemos que están a punto de llegar.

Sobre todo, mientras estás leyendo la novela le pones la cara al protagonista, el niño Peppino. Yo concretamente le he visto igual que al niño de “La vida es bella”, de Roberto Benigni. Un niño, Peppino, que va descubriendo poco a poco que la vida va en serio y que para sobrevivir hay que jugar con ella. Y juega. Juega con los bolsos de las señoras que acuden a una peluquería, en busca de esa pieza de Kriptonita que le dé la fuerza necesaria para seguir riendo.

“Kriptonita en el bolso” es una novela italiana de las de antes, donde todos, hasta el lector, son actores protagonistas, porque en Italia, todos son actores.

Está muy bien construida. Mantiene un hilo conductor algo fino, pero suficientemente consistente como para aportarnos una lectura fluida y bastante amena.

Esta novela se ve con las manos y se toca con los ojos, porque la sientes. Y al ser tan visual te regocijas pensando en la posibilidad de verla, algún día, en pantalla grande como ocurrió con “La elegancia del erizo”.

Como nos ocurre con tantos “Libros del silencio”, que nos dejan sin voz pero nos llenan de emociones.

Esta novela es preciosa como diría el poeta, es fresca, y permite una lectura sin tiempos porque no se olvida la cara de Peppino. Y además, la puedes llevar en el bolso para leerla mientras vas en el autobús. Pero ten cuidado, se te escaparán algunas risas, seguro, y le alegrarás el viaje a alguien que, a tu lado en el asiento del autobús, irá mirando por la ventana porque no habrá descubierto aún el placer de la lectura en Silencio.


www.labibliotecaimaginaria.com

sábado, 16 de octubre de 2010

Me acojo a la 5ª enmienda.


Nunca dije que no fuera serio lo que hacías
solo esperaba que te aburrieras tarde o temprano
de darme amor y bofetadas y otra vez amor.

Por eso ahora tienes que parar
y para ello me he comprado una pistola
de agua en la que he echado amoniaco
a pesar de mi alergia mortal
y te voy a quemar las manos.

Para que no quieras a otra
como me has querido a mi.

Parada del urbano nº7



Los pasos que no doy
son oportunidades perdidas
más allá del tiempo gastado
en lamentos.

Esta noche he contemplado
el final de la escalera
con una ginebra en la mano
y no me la he bebido
por amor a mi
que ya es bastante

Hoy recuerdo mi recuerdo
en el suelo tirado
pidiendo a gritos en silencio
que me empujaras a un abismo
en el que yo ya había estado.


Perdí muchas oportunidades
en ese escalón hecho de pasos mal dados
donde ahora tu mano
me ha traido los zapatos de vuelta.

domingo, 26 de septiembre de 2010

I - Libro de las preguntas -

¿Verdad que es ancha la tristeza,
delgada la melancolía?
Pablo Neruda


¿Si se comparte la soledad,
deja de ser menos pesada?

¿Cuánto tiempo se necesita para hablar
cuando se tiene la sensación de que no se ha hablado nunca?

¿ Por qué tienes miedo de cruzar el límite,
si ya lo hiciste dos veces a falta de una?

¿ Por qué cuesta tanto decir te quiero
con tanto como se hace?

¿ Cuántas hostias se necesitan,
para llegar a jurar que no permites ni una más?

¿Si te metes una raya torcida por la nariz,
esnifas un renglón torcido de Dios?

¿Si tienes sueño y no duermes,
se te pasa el sueño?

¿Me dejas un bolígrafo,
para seguir cuestionando mi vida?

sábado, 25 de septiembre de 2010

Envidia de un gran joven poeta

“No sabes cómo cuesta soltarse de tu mano”.

Aitor Zancajo



Sin saber a ciencia cierta
Si tengo que hacerlo
Será que el cigarrillo
Que mi mano izquierda sostiene
Se consume más rápido
Que lo que yo tardo en decidir si te quiero mucho
Poco o regular.

Esta ciudad me invita a desearte
Casi de forma incontrolada
Porque acaso imagino lo que quiero vivir
Aquí contigo

CREO EN DIOS Y EN GIL DE BIEDMA

-Que la vida iba en serio
Uno lo empieza a descubrir más tarde-
Justo cuando empiezan a darme miedo
Las gaviotas de la playa.

Justo cuando miro la vida de frente
Mientras voy caminando hacia detrás
Y aunque
A veces use el tabulador cada hora de mi vida

Pero ni aún así consigo impulso
Para verte crecer con los cipreses
mientras te engullen a cambio de la sombra
esa que tanto te gustan porque cree
No en dios sino en ti, no como tú.

A partir de mañana
Voy a tomar vitaminas

Para afrontarte con efecto placebo
Con sordina y Urbasón
Cada uno en una cama,
Con la misma sábana
De nácar

sábanas con sordina y leche con galletas

A veces pero no siempre
me gustaría preparte el desayuno cada mañana
solo por hacerte el amor en la encimera
A veces pero no siempre
el fulgor de tus ojos no es nada
comparado con el calor de tus muslos
al roce de mis dedos
y aqui empieza todo lo sucio
de este encuentro


Se cae la leche al suelo
y un rayo de sol entra por la ventana
cuando tu dejas de ser morena
y yo dejo de intentarlo y te tengo

lo bueno del amor cuando termina
es que luego volverá a empezar
no como mi juventud
que se me escapa entre los dedos
con la fragilidad de sentir que lo que hago es importante
y sin embargo no durará eternamente.

El sexo contigo tampoco.

jueves, 23 de septiembre de 2010

a una joven promesa de fidelidad

Todo es negro
hasta que cambia
como ahora.


Limpia la suciedad que tanto te pesa
y cambia de repente las sábanas de tu cama
donde acabamos de rozar la tristeza
con la punta de los dedos, entre otras cosas.

Pasan lentos los días cuando tu estás a mi lado
y la cama cada vez más fría y tu
tu cada vez más lejos de mi vida


Han pasado ya seis años
desde entónces has estado casado,
divorciado, viudo y chuleado

y yo he ido de bar en bar
buscando un taburete alto
donde subir y gritar
que por una puta vez
los cuernos no los había puesto yo.

Mythos

Estás en blanco aún,
no padezcas,
tardo poco en amarte con palabras.

Me siento Helena.
Te siento Paris,
Pero somos Zeus.

"No me preguntes cómo pasa el tiempo"
porque Pacheco es el dios,
y nosotros sus hermanos.

lunes, 20 de septiembre de 2010

¿Dónde se recoge el amor
una vez entregado?

¿Dónde queda el sexo
aún no consumado?

¿Dónde andan los afectos
que tantos efectos nos provocan?

¿y por qué me haces tantas preguntas
si desde que te conozco
sabes que no encuentro respuesta?

viernes, 3 de septiembre de 2010

video

viernes, 9 de julio de 2010

Soy el sexo a los 30

¿A qué venís ahora,
treinta años sinverguenzas,
a mirarme a los ojos fijamente
vacilando sin piedad
sobre el sexo sin luz,
sobre mi lengua húmeda?

Ahora que llego yo
queriendo dieciocho,
para volver a Sodoma
y aprender a quererme.

¿A qué viene ahora
- que no lo he buscado-
el limpiar mis lágrimas blancas
con un erotismo
que no es digno de mí
si no es contigo?

viernes, 11 de junio de 2010

Acostémonos

Mírame a los ojos
si es que puedes
y entónces te diré
mi nombre.
Te diré quien soy.

Mientras tanto
cógeme la mano
y acostémonos

Porque soy tonta
solo para lo que quiero.

Y sólo quiero sexo
no amor
así no tendré
que amarte después yo.

lunes, 7 de junio de 2010

Ahora que me lo preguntas,
no, no puedo dormir desde que te he visto
esta mañana en el periódico.
Ahora que me lo preguntas
tus ojos se clavan en mi
como puñales.
Ahora que me lo preguntas
sí, se de lo que hablo
cuando hablo de amor

domingo, 6 de junio de 2010

Caramelos El Turco

En esta vida jodía
Tenemos una intimidad pública
que a mi me está matando
poquito a poco.

De repente pasas por la calle
Y miras hacía arriba
Me has pillado.

Estaba intentando comprender
El por qué de tu sonrisa
Y lo tenía a puntito de caramelo

De limón o de naranja,
Aún no lo he decidido

Soy Isaac

Veo la palabra gratis escrita en tu cara
y me compro una barra de pan
y la pago contigo

Elijo una entre cien rayas

y la noto dentro de mí

no es un tsunami

es un viento fuerte que no llega a ser

temporal declarado

y floto.



me mantengo en pie
sobre 15 centímetros y aún así
no llego a verte
mirarte
sentirte
llorarme.

Me preguntas cuánto cuesto
y con un cubata me habrías ganado
en la puta tómbola
en la que participas.

Una raya blanca, nube de polvo

y una inyección hipodérmica

anestesia no solo mis mucosas

sino las yemas de mis dedos.



Cruzar por los pasos de cebra,
temblar con cada pitido.

Semáforo, y en rojo

Hostia, cosa que se ofrece en sacrificio.

jueves, 3 de junio de 2010

ciego de amor

Cuando él llegaba a casa
había que tener la comida hecha
sus zapatillas al lado del sofá
la cerveza fría en la nevera
y los trozos de mi corazón
pegados por tercera vez

Las noches durmiendo a su lado
eran un congelador lleno solo de cubitos
y las mañanas
el cafe me lo tiraba a la cara
sólo para que me cabiara de color

Te amaré siempre
mientras siga pensando que eres mía
y tu me isgas mirando con las gafas de sol puestas

lunes, 31 de mayo de 2010

Que la vida iba en serio
Uno lo empieza a descubrir más tarde

Justo cuando empiezan a darme miedo
Las gaviotas de la playa.

Justo cuando miro la vida de frente
Mientras voy caminando hacia detrás
Y aunque
A veces use el tabulador cada hora de mi vida

Pero ni aún así consigo impulso
Para verte crecer con los cipreses
mientras te engullen a cambio de la sombra
esa que tanto te gustan porque cree
No en dios sino en ti, no como tú.

A partir de mañana
Voy a tomar vitaminas

Para afrontarte con efecto placebo
Con sordina y Urbasón
Cada uno en una cama,
Con la misma sábana
De nácar

miércoles, 26 de mayo de 2010

Granada

me dijiste que esta ciudad
te mira con mis ojos
y sin embargo yo no quiero verte más
porque más no puedo verte
todavía.

miércoles, 19 de mayo de 2010

facebook

Todo es público
como los bancos del parque de enfrente de mi casa
donde te espero y no llegas,
como las carreteras que llevan a todos los sitios
y por las que yo nunca llego a ninguna parte.

Todo es público y
también mi amor por ti
que tan caro me ha costado
ha sido publicado y mi dolor
actualiza mi estado cada segundo.

Porque todo es público
y digno de mención
cuando lo único que nos importa
es saber de los demás
pero no lo que son en realidad.

lunes, 10 de mayo de 2010

peceras

Para C

Me miras mientras saco
a ciegas una pastilla
del bolsillo derecho
del pantalón que me cosiste ayer.

No me dices que mi dolor no se cura
con una o dos o cinco de esas...
De momento mi dolor sólo
lo curan tus miradas y caricias en el pelo.

De momento me has metido en tu vida
sin preguntarme cuánto me voy a quedar
y de momento
yo quiero, a ciegas, que estés en la mía
ya que no has salido corriendo al conocerla.

Por evitar pragmáticamente
las agujetas que provocan un día de marzo y de repente
las cuestas desconocidas del Albaycín,
me enseñas que en dos años puedes decidir
vivir o morir de pena,
y me enseñas que en un día
un brindis con un Martini seco
te puede decir si alguien quiere quererte
o si te quiere porque le obligan.

Y yo soy un pez de pecera mala
que sobrevive
a todos los cambios de temperatura vital
que provocan los cortes de luz.
Esos que de vez en cuando me despiertan
a las seis de la mañana hora española
cuando yo ya llevo echándote de menos
unas cuantas horas argentinas...

Cuánto he llorado un miércoles
porque llegaba el jueves y de nuevo
me veía luchando contra una copa en la mano
con un cigarrillo en la otra
y a la pata coja por un esguince en el pié izquierdo
que no me dejaba andar por el camino
que tú, antes de irte,
me habías indicado.

martes, 4 de mayo de 2010

vogue

Que fumar perjudica la salud
ya lo sabía
me fume todo tu papel
sin distinguir el color de la tinta

Ahora ya he dejado de fumar
porque mi pecho se volvio negro
el dia que te conocí

jueves, 22 de abril de 2010

échame una mano, que vengo herío..

Aquí en la nada , lejos de ti
me doy cuenta de todo lo que te quiero.
Entonces te miro, y distraída
Me preguntas dónde estoy,
Porque me notas ausente sin saber
Que la que ha estado de viaje,
Lejos de mí, has sido tu


No soy feliz, me cuentas al oído
Entonces me estremezco
Al sentir tu aliento en mi nuca
Y salgo corriendo al saber
Que llevo conmigo, egoístamente
La felicidad que tanto anhelas,
La tuya y la de todo el mundo
Cuando te tengo aquí, a mi lado


Y sales corriendo tu también
Huyendo de la jaula de oro que tanto te gustaba
Antaño,
Pero no me encuentras ya
Por huir de ti caí herido
Tan mal herido que has pasado por delante
Y no has visto como lloraba del dolor,
Al darme cuenta que no has comprado billete de regreso.

sábado, 27 de marzo de 2010

Me escribiste que esta ciudad te mira con mis ojos,
y sin embargo
yo a ti ya no quiero verte más.

martes, 2 de marzo de 2010

No me llores... por las calles de Granada.

Lloviznea, es decir, llueve suavito, como llorabas tu sobre mí, muy suavito...
Esa tosecilla que de vez en cuando aparece me recuerda que te estoy somatizando por décimas de segundo, que lo que no me ha pasado en todo el invierno me está pasando ahora, a punto de empezar la primavera.
Me asomo a la ventana y a pesar del frío decido ir a verte aunque no estés aquí.
Entónces bajo por el Camino de San Antonio, y en el último momento decido hacer un quiebro a mi cerebro y bajar al centro paseando por el Albaycín....
Y en la primera calle apareces tu, en forma de balcón lleno de geranios. Me gustan mucho los geranios, por su color, porque siempre o casi siempre están en los balcones, expectantes, y porque sobreviven a casi todo, como yo.
y sigo bajando por las cuestas del barrio, respirando el olor a calderos de arroz y manzanilla.
Durante más de media hora he perdido la conciencia de donde estaba y no me ha importado, he estado buscando esquinas que me resultaran conocidas pero en ninguna estaba tu rastro. Así que, he bajado mi hocico hasta el suelo y así he conseguido recordar por dónde habíamos paseado tu y yo, y he encontrado la esquina donde nos paramos porque mis labios no podían más y necesitaban besarte y tus dedos, tus dedos suplicaban un lugar donde posarse y lo encontraron...
Entre balcones, escaleras y cables de luz, vislumbro una sombra que te aseguro que es la Alhambra y sigo por ahí. No te lo vas a creer pero la calle se llama Pan.
Justo lo que tu eres para mí, un alimento de primera necesidad que he dejado de comer bruscamente y que me reclama mi estómago.
Todas las mañanas desde hace mas de cinco días, despierto con tu cara en mi cabeza, y hasta he aprendido a convivir con el dolor que me produce.
Por eso, ahora que estoy paseando deseo con todas mis fuerzas un poco de aire, y aparece.
La calle Aire llega a mi rescate algo sucia pero encantadoramente oportuna.
Y mi cabeza empieza a calmarse, ya está más tranquila y es capaz de reconocer una terraza exquisita en Plaza Nueva donde me ofrecen un nutritivo desayuno a la una de la tarde. Una copa de vino blanco y unos cortes de jamón "del bueno", y unos trocitos de pan con aceite de ese que trajeron hace siglos...... y una sonrisa, la tuya al encontrarme por casualidad, tras llevar una hora buscandome por todas las esquinas.
Con mi alma ya nutrida y mi cabeza un poco al revés, ahora ya por otra cosa, subo por la calle Convalecencia, que es como estoy, convaleciente al echarte un segundo y otro, continuamente de menos, desde hace ya más de las prescriptivas 48 horas...
y cuando una lágrima se me escapa suena en el Ipod .... gitana no me llores que algún día volverás, a pasear por las calles de Granada......
Y dejo de llorar, porque yo ya estoy en esas calles y ya no puedo llorar....

viernes, 26 de febrero de 2010

Absolutamente

LLovía mucho, muchísimo, sin embargo la lluvia ya no mojaba.
En el camino me he cruzado con muchos japoneses que iban al mismo sitio que yo, pero con diferentes motivos.
Ellos han venido desde lejos, muy lejos para ver las bellezas de la Alhambra, yo he llegado ya conociendo las bellezas de la Alhambra, y buscando estar lejos...
El Parador es bonito, hoy está algo triste, pero es bonito.
En recepcion me dicen que siga la flecha, que al final del pasillo, hay una escalera, que baje la escalera. Encontraré unas mesitas y esa es la cafetería, me hablan despacio. Creo que me han tomado por extranjera, hoy debo tener cara de venir de lejos.
Tan sólo desde Madrid, pero yo aún estoy mucho más lejos que Madrid,mucho, mucho,mucho.
Me emociona ver a la niña, que apenas tendrá 3 años, cuando se pone frente a las puertas de acceso a la terraza y se abren y se cierran reacciónando al movimiento de su pequeño, pequeñísimo cuerpo, con un pelo rubio precioso, con unos ojos preciosos, con una lengua de trapo, como yo.
Me mira, me río y se ríe y sale corriendo, la he asustado, o me ha asustado ella a mí, con su inocencia, aún no estoy segura de lo que ha pasado....
Termino mi cometido en esta cafetería y regreso al exterior, donde ha dejado de llover, pero yo todavía estoy mojada.
El móvil suena y eres tu, no puedo soportarlo, por eso no te respondo a la llamada.
Estoy en Granada, en la Alhambra, sola y es mi momento, no pienso permitirte que me robes el jodido protagonismo que tanto, tantísimo necesitas.
Ayer también me llamaste, estaba en el autobus, y ya lo intentaste, pero no te dejé, menos mal.
No quiero verte, no quiero verte aquí, ésta es mi ciudad, ésta es mi decisión, éste es mi viaje a ninguna parte, pero es mi viaje, y no pienso enseñarte la Alhambra de la mano, porque no me da la real gana.
Prefiero cogerme una mano con la otra y pasear conmigo misma, prefiero pasar el tiempo de esta manera, sin esperar nada de nada, absolutamente.
Por los canales laterales del camino de bajada corre el agua con virulencia, me gusta cómo suena, me gusta que el único ruido que en este momento tengo en mi cabeza sea el del agua, purificadora, el del silencio, árabe, el del crujido de los árboles, despertándo porque es muy pronto.
Estiran las ramas como yo he estirado los brazos cuando he bajado la cuesta,rápido, porque me llevaban los pajarillos en volandas......
Todo va a ir bien, me lo han dejado claro mis amigos, mis amores, que no venían en el autobus, pero que han aparecido aquí de repente.
Todo va a ir bien, porque no hay mal que cien año dure, ni cuerpo que lo resista....

Carretera de Andalucía

No se trata de un bar de carretera cualquiera, es el bar en el que para el autocar procedente de Madrid con destino Granada, donde conviven en la puerta una caseta de helados,una máquina de cafés,una cabina que no funciona y un cargador universal de móviles que funciona con una moneda de euro.
También es el bar de carretera donde me fumo un cigarro fino mirando “pal’ sur”.
Mientras contemplo a lo lejos, un lejos de tres horas, la Alhambra, de nuevo afloran las lágrimas sin entender ya muy bien por qué.
Veo mi reflejo en la ventana del autobús y soy guapa, estoy muy triste y me caen algunas gotas de lluvia por la frente, pero ya no me mojan, porque más no me puedo mojar.
Las gotitas que antes caían con gracia ahora caen con una virulencia hiriente, casi que te marcan de por vida como nos hemos marcado nosotros, el uno al otro, cada uno con su sello personal, de los que queman la piel y ya todo es para siempre aunque nos duela.
Miro a través del cristal de la tienda de regalos, de patatas, de periódicos, de pastas de té; una tienda de todo donde no compras nunca nada. Nunca menos hoy, que ella le ha comprado a él una piruleta muy grande, para ver si el enfado se va al carajo, como se va a ir su relación cuando ella se de cuenta, como me he dado cuenta yo, con sólo una mirada, de que se está acostando con su amiga.
Pero la vida es así, él le permite a ella que le de la piruleta a pesar de que sabe que esas concesiones lo único que hacen es alimentar más el monstruo cabrón que lleva dentro.
He subido de nuevo al autobús y un frío muy frío sube por la puerta trasera del autobús y me hiela los pies, pero de ahí no pasa porque el corazón ya lo traía helado de Madrid.
Cómo es posible que con la cantidad de agua que cae por los cristales me mire en ellos y pueda distinguir mis lágrimas de las gotas de lluvia, cómo es posible que el mundo y yo lloremos a la vez.
Está muy oscuro, pero que muy oscuro, porque mañana tiene que salir otra vez el sol y la noche es indispensable para el día.
Indispensable como esta tristeza mía, para la alegría de mañana, de pasado mañana, o del mes que viene, o la de ahora mismo que mientras escribo casi a oscuras se ha iluminado el móvil con un mensaje tuyo que me dice lo siento.
Lo que no sabes es que ahora ya, estoy a 400 kilómetros de distancia, y ahora ya, no voy a volver.



Carretera de Andalucía, en algún kilómetro de la distancia que ha quedado entre tu corazón y el mío. 25 de febrero, año 1.

Preciosamente triste, tristemente preciosa

El hombre de la camiseta azul, con un eslogan de propaganda, me mira fijamente. Está sentado justo enfrente de mí, y por un segundo logra intimidarme.

Mientras, una chica que sé que es italiana porque la oigo hablar por el móvil me pregunta dónde está el baño y se va hacia el lado contrario.

Dos chicos y una chica se sientan en la mesa de al lado con tres enormes jarras de cerveza, para poder dormir en el viaje que se espera largo y tormentoso, eso dice ella…

Dos señores subidos en un andamio atornillan una estructura de madera al techo para la nueva sala de fumadores del restaurante de la esquina.

Un plato combinado vuela por lo aires y un viajero de la vida, sin rumbo, recoge dos salchichas del suelo, las sopla y se las lleva a la boca. Es lo único que comerá hoy en todo el día y él lo sabe y lo lleva con dignidad.

La que a mi me falta

Una bolsa de Burberry queda olvidada en la única silla de metal que hay libre en todo el comedor, y una chica grita me han robado y corre hacia el guardia de seguridad, antes de que la bolsa la recuerde, desde la silla, que no todos somos ladrones, todos no.

La máquina expendedora de billetesde autobus se traga uno de cincuenta euros y recibe una patada, después, un responsable de la empresa le abre las tripas y se lo quita, aún no es su hora de comer.

La francesa con acento andaluz pide un bocadillo de pollo sin tomate y recibe un sándwich de pavo con cebolla confitada, pero se lo come igual, porque hace tiempo que casi todo nos da igual.




Dos aros de plata enormes llevan a una niña hasta la cola del autobús, y una lágrima se le cae por la mejilla izquierda.
A mi se me caen todas las lágrimas por la derecha, pero eso no te lo voy a contar, de momento.
El ruido ensordecedor de la radial me recuerda que yo también estoy partida en dos mitades, pero son más frágiles, mucho más, que las que está a punto de tener el chico negro sin papeles pero con trabajo entre sus manos.
Rebeca Cepeda recoge las bandejas usadas de las mesas y limpia con un trapo rojo los restos de comida y corazones que quedan esparcidos.
Dos madres y un niño sueltan sus mochilas justo donde Tania Hurtado ha dejado un carro con la fregona con la que acaba de terminar su turno hasta mañana a las ocho, porque mañana, a pesar de todo, es viernes, y los viernes le toca abrir la tienda de bocadillos y refrescos a las 7.30. Así cobra 15 euros más al mes con los que recarga el móvil de una nueva compañía de telefoníal. El sueldo no le llega para pagar el alquiler de un piso de protección oficial en el Ensanche de Vallecas, la letra del coche y un contrato de teléfono.
Han subido la guardería de su hija 20 euros y ya no llega a nada.

Quizá mañana sea tarde y me cambien la vida en media hora, con la misma rapidez con la que ha desaparecido de mi vieja cartera con olor a abuela un billete de 20 euros al pagar una coca cola y un periódico.

El triangulo que me indica una red wifi activa cerca de mi me informa que la que estaba pirateando hasta hace dos minutos ha sido cerrada y que solo se abre de piernas si pagas, como todas…

El mensaje de texto que he enviado hace efecto y me devuelve otro que me llama preciosa y me dice que me llamará más tarde, si puede, que ahora está comiendo con su ex, que resulta que es el amor de su vida aunque se empeñe en negarlo.

Y recuerdo los pendientes empeñados que vi ayer en un escaparate de la Gran vía, y me imagino la sonrisa de la novia cuando su chico se los regaló hace más de cincuenta años, cuando a esa calle aún le faltaban más de cincuenta años también, para cumplir los cien y transformarse en la calle de los sueños y los fracasos.

Un bigote muy poblado se ha llenado de la nata de la leche que le han echado en el café que se ha quedado frío y que ya no se va a tomar.

El ticket de pago informa que un sándwich de queso con nuez cuesta 1 euro con veinte, nada que ver con la primera vez que pague uno, hace doce años, a 100 pesetas.

¿Cuánto tiempo llevará dentro del frasco de Granini el zumo de naranja de la chica que lee la revista Glamour como si fuera una declaración de amor?

En media hora sale el autobús que me llevará a un nuevo cambio de rumbo en mi vida y el cielo de Madrid ayer se volvió más gris aún y aún no ha dejado de llorar amargamente, como hice yo ayer al salir del restaurante moruno donde no cene.

Sigo buscando una razón por la que el chico de la camiseta azul me mira fijamente, y resulta, que la novia que desde ayer ya no lo es se parece a mí, y el dice que es preciosamente triste...

Le ayudo con las maleta, porque yo no llevo ningún peso encima y el los lleva todos por mí.



Estación Sur de Autobuses.

Madrid, 25 de Febrero de 2010.

miércoles, 24 de febrero de 2010

MENUDA VIDA MÍA

Quiero expulsar de mí todos los demonios
Por eso me he alejado de ti, mi vida.
Me enfrentaste a mi cuerpo y a mi alma
Y te detesto desde entonces cuando veo tu reflejo
En el espejo del armario
Donde guardo los disfraces que me pongo
Cada día cada hora cada instante
Para que me veas mas guapa cada vez
Para saberme mas destruida cada día

Pero todo tiene su tiempo
Y bajo el cielo tiene su hora
Y la tuya está cada vez más cerca
así que mira bien por dónde pisas
que el mundo esta lleno de arenas movedizas,
y tu no las sabes distinguir
como yo no sabía distinguirlas

si esto es la vida sin ti
ralentizado el tiempo
a la enésima potencia
no puedo seguir diciéndote
nada
y seguir sintiendo todo
cada día cada hora cada instante

hinchada ya de la vulgar medicina
he pedido a mi cuerpo de rodillas
que decida si quiere morir o vivir
y ha decidido

entonces los pulmones se han abierto
mi alma se ha mirado en el espejo
y no se ha disfrazado por primera vez
en mucho tiempo y entonces

entonces el infierno se ha vuelto un paraíso
pero ahora no se por donde regresar,
ni siquiera se si quiero hacerlo
por miedo a encontrar de frente
todos los demonios
por miedo a encontrarme frente a ti, mi vida
y ahora ésta lucha entre mi cuerpo y mi alma
se ha entristecido desde que no te ve
y también –cómo no-
desde que no te siente dentro de la herida

si es que esto sin ti
es la vida no me gusta
lo que veo

porque puedo decidir no tener
este olor en mi cama japonesa
porque no tengo ya
ni dinero para el somier
ni hucha donde guardar
las monedas que como si fuera una puta
me dejaste encima de la mesa
el día de la despedida.

Pues te joderá saber que siempre
He sido puta porque puedo serlo
De muchas maneras

Y tengo la sensación de estar muerta en vida
Cuando miro la terraza de este sepulcro de placer
En el que vivo desde hace 40 días y 40 noches
Que es el tiempo que el calendario dice que llevo aquí
Metida en esta tumba bella y silenciosa
Regada con ginebra los viernes por la noche y con
Vino blanco el lunes y el domingo
Cuando le doy a la ginebra
El día de preceptivo descanso
A cambio de que me traiga a Morfeo en
Bandeja de Planta cada día
Que oiga mi silbido en la esquina de la calle
De enfrente donde espero que llegues
Algún día por sorpresa
Como he llegado yo a esta habitación
Que me muestra en el espejo
Del armario que no todas las cárceles
Tienen rejas en las ventanas
Que algunas solo tienen mosquiteras
Y aun no he decidido que hacer
Con esta menuda vida mía
Que noche tras noche sigue
Refugiándose como una puta en esa esquina
Que noche tras noche sigue sin saber
Cuanto quiere cobrar por un servicio

jueves, 18 de febrero de 2010

día de perros por la Gran Vía

Vamos buscando leones por la selva
Y están detrás de nosotros.
Tontos.

Nos pisan los talones y sin embargo,
Son también capaces de explotarnos
Las ampollas del dedo pequeño
Del pié izquierdo.

Y duele

Saber que te huelo en cada esquina
Que me tiro a ti como a un colchón viejo
Lleno de pulgas de otros perros que, como yo
Buscaron también seguir tu rastro en vida
Hasta que se dieron cuenta
De que estaban muertos.

Suicidio consentido.
Asesinato consensuado.

La culpa de todo la tiene
Esta hiel que vomito
Que si supiera el frío que hace fuera
Preferiría seguir doliendo para
Hacerme saber que existes


Y
A tu nombre le sobra una letra
Para tener las mismas que la palabra
Amor

Y
Al mío siempre le faltan para llegar
A tener las mismas que deseo.

miércoles, 6 de enero de 2010

naturaleza humana

silencio
las palabras para despedirme de ti
no salen a no ser
que haya silencio
ellas eligen salir o no
como tu has elegido.
a mi nadie me elige
o me quiere o no,
y no era yo a quien querías...

silencio
me estoy despidiendo de ti
porque prefieren no salir
no quieren cruzar los límites
que nunca pusimos
porque ninguno de los dos
quiso,
porque ninguno de los dos pudo
porque no era yo quien tenía
que ponerlos.
has cruzado ya tantos
no solo conmigo que a veces
solo a veces creo
que ni tu sabes dónde están
y lo mejor o lo peor
segun se mire
es que no sera ni la primera
ni la ultima que los perdemos
por algun lugar del camino elegido

y mira que me avisaron
pero no
tuve que probar el veneno en la espada
justo cuando ya habias empezado
a cortar la yugular

y a aun así te amo
con sabor a sangre y espinas
de una rosa de papel
que se marchita
a vino tinto y queso azul
y platano
que come el mono continuamente
para saciar su apetito natural

y aun así te amo como nunca
porque nunca podre amarte.

silencio
unas tímidas palabras
salen de mi boca
si algo va mal
puedes venir a buscarme..

HABITACIÓN DE HOTEL

Si solo fuera
cerrar los ojos
Y verte una vez más
Ya podría morir tranquilo
Si solo fuera
acercarme a ti
Y pedirte bajito que me acojas en tu regazo
Y tu me dijeras que sí
Si solo fuera
beber tu agua y
De repente tener curadas mi heridas
Me iría contigo
ahora mismo
A pesar de la distancia
Pero no
Cierro los ojos para que dejen de fluir
Las lagrimas que me produce
Saberte lejos
Y sí
he perdido la voz de lo bajito
Que te he pedido una caricia
He bebido
tu agua
Y de repente he sentido la adicción
Que la droga provoca
en los cuerpos sencillos
En las almas complicadas
He medido
la distancia que
No dudo en recorrer cada día
Cogido de tu mano
Y cada día es mayor
Y cada día me cuesta mas seguir andando
Eres el mar
de todas mis aguas
La sal que cierra mis heridas
Eres el Mediterráneo que ha partido
Mi vida en dos mitades.
Eres lo más parecido al cielo
Que he encontrado
Y sin embargo muero por el fuego
Del infierno para estar contigo
En esa habitación de hotel
Que por un segundo
Había reservado…